Cuidamos tus ojos, cuidamos de ti.        Contáctanos
Visita nuestro Blog      Síguenos en          

¿Qué es la Catarata?

Nuestros ojos tienen un lente transparente, localizado atrás de la pupila, que se encarga de enfocar la luz adecuadamente sobre la retina (una capa de células sensibles a la luz localizada en la parte posterior del ojo), cuando vemos algo. La catarata es una opacidad o enturbiamiento de este lente, llamado cristalino. En un ojo con una catarata, la luz se dispersa por todo el ojo en lugar de centrarse exactamente en la retina.

Si su visión se ha vuelto borrosa, neblinosa o débil, o las cosas que ve no son tan brillantes o coloridas como usualmente las veía, o se siente deslumbrado con las luces de los automóviles al manejar, posiblemente puede estar desarrollando una catarata en uno o ambos ojos. Muchas personas describen la visión con cataratas como algo similar a ver a través de un vidrio sucio o escarchado
cataratas1

Aunque hay otros factores de riesgo de riesgo para desarrollar catarata, el envejecimiento es la causa más común. Esto se debe a los cambios que suceden normalmente después de los 40 años de edad que es cuando las proteínas normales en los cristalinos comienzan a descomponerse, perdiendo su transparencia y ocasionando que se vea nublado. Las personas mayores de 60 años de edad por lo general tienen algo de opacidad de sus cristalinos. Sin embargo, los problemas de visión pueden no ocurrir hasta años más tarde.

Aunque, las cataratas son una de las causas más comunes de pérdida de visión, especialmente a medida que envejecemos, también existen cataratas en recién nacidos y en personas jóvenes como consecuencia de traumatismos o alteraciones metabólicas en nuestro organismo.

La mayoría de las cataratas relacionadas con la edad se desarrollan gradualmente. Otras cataratas pueden desarrollarse más rápidamente, como los de las personas más jóvenes o las de las personas con diabetes. Los médicos no pueden predecir qué tan rápido se desarrollarán las cataratas de una persona.

En las etapas iniciales del desarrollo de una catarata, es probable no notar ningún cambio en la visión. Pero en la medida que la catarata progresa, puede empezar a tener dificultad para realizar sus actividades diarias e incluso abandonar actividades que antes realizaba cotidianamente.