Cuidamos tus ojos, cuidamos de ti.        Contáctanos
Visita nuestro Blog      Síguenos en          

¿Cómo funciona?

como funciona
Se han integrado los avances tecnológicos aplicados a equipos médicos con los alcanzados por las tecnologías de información y telecomunicación. En algunos lugares, se están usando aplicaciones de teléfonos móviles inteligentes para recibir asistencia médica urgente y realizar consultas a distancia con profesionales de salud, sobre todo desde lugares apartados. La optometría y la oftalmología no han sido ajenas a tal evolución, como se refleja en el diverso número de experiencias que en el ámbito global se han desarrollado. De este modo, a través de la telemedicina, en especial mediante el telediagnóstico, se ha avanzado en la prevención de enfermedades crónicas prevenibles causantes de ceguera, como la retinopatía diabética y la hipertensión.


De esta forma, los adelantos en el desarrollo de la teleoftalmología y la teleoptometría constituyen una promesa innovadora para el futuro como estrategia para detectar factores causantes de ceguera que pueden prevenirse, además de brindar atención oportuna a cualquier clase de discapacidad visual. La relevancia de esta afirmación se basa en que, en la actualidad, según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de los problemas visuales que terminan en ceguera son prevenibles o recuperables y cerca de 314 millones de personas viven con discapacidad visual debido a enfermedades oculares o errores de refracción no corregidos. Por su parte, la Federación Internacional de Diabetes señala que dicha patología “afecta actualmente a más de 250 millones de personas en el mundo y se espera que afecte a 380 millones en el 2025”. Además, estudios epidemiológicos estiman que para el 2030 existirá una prevalencia mundial de aproximadamente 438 millones de individuos con retinopatía diabética, lo que representa un importante problema de salud pública.
Por lo anterior, se ha hecho un llamado a la incorporación continua y al uso de nuevas tecnologías que permitan la prevención temprana y el tratamiento oportuno de esta enfermedad. El desarrollo e implementación de procesos de atención basados en teleoftalmología y teleoptometría requiere equipos de alta calidad que permitan una eficaz velocidad en trasferencia de información, imágenes y sonido; esto implica un costo elevado, factor que constituye una de las principales barreras para su avance. Sin embargo, con la dinámica de los avances tecnológicos y su masificación, se estima que en un futuro cercano los costos se reduzcan. De esta forma, dados los grandes avances que en materia tecnológica se están presentando en el orbe, se puede esperar que la telemedicina, en el futuro, constituya uno de los pilares de la atención de enfermedades oculares.