Tratamiento del Glaucoma

Con frecuencia nos preguntan: ¿Cómo se cura el glaucoma? y es por ello que hemos elaborado todo este contenido para usted.

El tratamiento del glaucoma consiste en reducir la presión del ojo (presión intraocular).

El daño por glaucoma es permanente: no puede revertirse. Sin embargo, puede detenerse por medio de tratamiento con medicamentos y cirugía, así como las revisiones periódicas pueden ayudar a disminuir o prevenir la pérdida de la visión, especialmente si se detecta y trata tempranamente.

Según la situación, sus opciones pueden incluir :

  • gotas oftálmicas recetadas,
  • medicamentos orales,
  • tratamiento con láser o cirugía o
  • una combinación de cualquiera de estas opciones.

Veamos con más detalle los diversos tratamientos para tratar el glaucoma, que su oftalmólogo puede seguir :

1. Las gotas oftálmicas

El tratamiento para el glaucoma a menudo comienza con gotas oftálmicas, recetadas debido a que en general se controla con estos medicamentos. Algunas de estas gotas lo hacen reduciendo la cantidad de líquido acuoso que produce el ojo. Otras disminuyen la presión ayudando a que el fluido atraviese mejor el ángulo de drenaje.

Las gotas oftálmicas recetadas comprenden las siguientes:

Prostaglandina: Estas aumentan el drenaje de líquido en el ojo (humor acuoso), y así reducen la presión ocular. Los medicamentos de esta categoría disponibles en México incluyen latanoprost (Xalatan), travoprost (Travatan), y bimatoprost (Lumigan).

Betabloqueadores: Estos disminuyen la producción de líquido en el ojo y, de esta manera, reducen la presión dentro del ojo (presión intraocular). Algunos ejemplos incluyen Timolol y Betaxolol.

Agonistas alfa-adrenérgicos: Estos disminuyen la producción de humor acuoso y aumentan el drenaje de líquido en el ojo. Dentro de este grupo, en nuestro país disponemos de la brimonidina.

Inhibidores de la anhidrasa carbónica: Estos medicamentos disminuyen la producción de líquido en el ojo. Algunos ejemplos incluyen dorzolamida (Trusopt) y brinzolamida (Azopt).

Inhibidor de rho-quinasa: Este medicamento disminuye la presión ocular mediante la inhibición de las enzimas rho-quinasa responsables del aumento de líquido. Aunque no se encuentra disponible en México en otros paises se encuentra como netarsudil (Rhopressa).

Agentes mióticos o colinérgicos: Estos aumentan el drenaje de líquido en el ojo. Por ejemplo, la pilocarpina (Pil al 2% y 4%).

NOTA : Los medicamentos para el glaucoma pueden ayudarlo a mantener la visión, pero también pueden producir efectos secundarios en los ojos o en su organismo debido a que ciertas gotas se absorben en el torrente sanguíneo. Para minimizar esta absorción, cierre los ojos durante tres minutos después de colocarse las gotas. También puedes presionar con suavidad sobre el canto interno del ojo cerca de la nariz durante uno o dos minutos para cerrar el conducto lagrimal. Además, es importante limpiar las gotas que quedaron sobre el párpado y no se utilizaron.

Si le han recetado varias gotas para los ojos o necesita utilizar lágrimas artificiales, colóquelas de forma espaciada, esperando al menos cinco minutos entre cada tipo de gota.

2. Médicamentos orales

Cuando las gotas oftálmicas no son suficientes para disminuir la presión ocular al nivel deseado, se puede indicar también, de manera temporal, un medicamento oral, por lo general, un inhibidor de la anhidrasa carbónica. Los posibles efectos secundarios incluyen micción frecuente, sensación de cosquilleo en los dedos de manos y pies, depresión, malestar estomacal y cálculos renales.

Algunas gotas para los ojos pueden causar:

  • sensación de picazón o comezón
  • enrojecimiento de los ojos o de la piel alrededor de los ojos
  • cambios en el pulso y la frecuencia cardíaca
  • cambios en el nivel de energía
  • cambios en la respiración (especialmente si tiene asma o problemas para respirar)
  • boca reseca
  • visión borrosa
  • crecimiento de las pestañas
  • cambios en el color de sus ojos, la piel alrededor de sus ojos o la apariencia de sus párpados

Es importante proporcionar a su doctor una lista de todos los medicamentos que toma de manera habitual para su salud general, debido a que algunos medicamentos para el glaucoma pueden causar problemas cuando se toman con otros. Es importante informar a su oftalmólogo si piensa que sufre algún efecto secundario a causa de su medicamento para el glaucoma.

Nunca cambie ni deje de tomar su medicamento para el glaucoma sin consultar a su oftalmólogo. Si la prescripción está agotándose, pregunte a su oftalmólogo si debe comprarla nuevamente. El apego al tratamiento es clave para el buen control de la presión intraocular.

Imagen glaucoma angulo cerrado

3. Cirugía del glaucoma

La cirugía comprende ya sea tratamiento láser o un corte en el ojo para reducir la presión intraocular. El tipo de cirugía que su médico recomiende dependerá del tipo y la gravedad de su glaucoma y de la salud general del ojo.

Ver todas las cirugías

¿Qué debo hacer como paciente con glaucoma?

Tratar el glaucoma de manera exitosa, es un trabajo en equipo entre usted y su médico. Su oftalmólogo le recetará el tratamiento para el glaucoma. Depende de usted en seguir las instrucciones de su médico y utilizar las gotas.

Una vez que esté utilizando las medicaciones para el glaucoma, su oftalmólogo querrá verlo con mayor frecuencia. Puede esperarse que deba verlo alrededor de cada 3–6 meses. Sin embargo, esto puede variar, dependiendo de los requerimientos de su tratamiento.

Hable con su oftalmólogo si tiene preguntas sobre sus ojos o el tratamiento.