Protocolo de Seguridad por Covid-19

Recomendaciones de Seguridad durante la Contingencia sanitaria por COVID 19 

Para reducir el riesgo de diseminación del coronavirus es muy importante cuidar los ojos, así́ como las manos y la boca, utilizando lentes de protección y te damos 5 tips para ayudarte y que ayudes a otros:

  1. El coronavirus causa una enfermedad respiratoria de leve a severa. Los síntomas como la fiebre, la tos y la dificultad respiratoria pueden aparecer de 2 a 14 días después de que una persona haya estado expuesta. Las personas con infecciones severas pueden desarrollar neumonía y morir por complicaciones de esta enfermedad.

El coronavirus puede diseminarse a través de los ojos y protegerlos puede ayudar por dos motivos:

  • Cuando una persona enferma tose o habla, las partículas de virus pueden difundirse de su boca o nariz a la cara de la otra persona. Hay más probabilidad de inhalar las partículas, esas pequeñas gotas por la boca o por la nariz, pero también pueden entrar por los ojos.
  • También es posible infectarse al tocar algo que tenga el virus — como una mesa o la manija de una puerta — y luego tocar sus ojos.

El coronavirus puede causar ojo rojo o conjuntivitis viral en 1 a 3 personas de cada 100 con esta enfermedad. Aunque no es común si ves a alguien con ojo rojo no te asustes, ya que el virus se puede difundir al tocar las lágrimas o secreción de los ojos de una persona infectada o de un objeto contaminado por el virus.

Durante el tiempo de cuarentena por esta pandemia se recomienda a los médicos atender a los pacientes por urgencia o emergencia y reprogramar las consultas rutinarias. Esto es importante por dos razones:

  • Limitar el contacto entre los médicos y los pacientes que es clave para ayudar a reducir la diseminación del coronavirus;
  • Todo el país debe conservar elementos médicos vitales disponibles (como máscaras y caretas) para poderlas usar en hospitales, donde son más necesarias en este momento.
  1. Las cirugías y procedimientos oculares no prioritarias serán reprogramados. Es importante llamar a su oftalmólogo para pedir su opinión en las siguientes situaciones
  • Está recibiendo tratamiento para degeneración macular o retinopatía diabética
  • Ha notado cambios en su visión (como visión borrosa, fluctuante o puntos blancos en su campo visual)
  • Ha percibido destellos en su visión o nota la aparición de múltiples nuevas miodesopsias
  • Pérdida repentina de su visión
  • Dolor ocular, dolor de cabeza, ojo rojo, nausea y vómito.
  1. Se realizarán cambios en los protocolos de atención en consultorio y en sus procedimientos de exámenes oculares:
  • Es posible que al ingresar a la clínica le pidan lavarse sus manos con agua y jabón, le será́ tomada la temperatura y se mantendrá a una distancia de más de dos metros en sala de espera entre una persona y otra, con el propósito de protegerlo y proteger a los demás pacientes así́ como al personal de la oficina de los gérmenes que puedan circular. Se evitarán áreas congestionadas.
  • La clínica probablemente esté restringiendo el número de personas que entra. Si no necesita alguien que esté allí́ con usted, por favor no traiga a nadie para que lo acompañe en su cita.
  • Su oftalmólogo puede utilizar una pantalla plástica especial en la lámpara de hendidura que utiliza para mirar sus ojos, para evitar el intercambio de respiración entre el médico y el paciente. También pueden utilizar una mascarilla y lentes de protección sobre sus ojos.
  • Es posible que su médico le pida que no hable hasta después de haber terminado el examen. Entonces podrán hablar con usted y responder todas sus preguntas cuando puedan estar a una distancia segura.
  • Algunas prácticas pueden utilizar telemedicina para sus consultas “virtuales” o visitas por el teléfono o video chat por computadora.
  1. Los oftalmólogos recomiendan las siguientes precauciones:
  • Si tiene tos o fiebre o ha estado en contacto cercano con alguien que tiene estos síntomas, debe llamar al consultorio de su médico con anticipación e informarlo. Si su cita no es de emergencia, pueden pedirle que se quede en casa.
  • Si llega al consultorio enfermo, es posible que su médico le pida que use una máscara o cubierta protectora y que espere en una habitación especial de modo que no exponga a otros pacientes.
  • Si necesita estornudar durante su examen, retírese del microscopio y apriete su cara contra el doblez de su brazo o use un pañuelo desechable. Lave de inmediato sus manos con agua y jabón.

5.- Cómo ayudarse y ayudar a los demás. Las precauciones de sentido común pueden reducir considerablemente sus riesgos de infectarse. Por lo tanto, lave con mucha frecuencia sus manos, siga al pie de la letra las buenas instrucciones de higiene para limpiar sus lentes de contacto y evite tocar o frotar la nariz, la boca y especialmente los ojos.

-Si usa lentes de contacto, cambie y use sus anteojos durante un tiempo.

Los usuarios de lentes de contacto tocan más sus ojos que la mayoría de las personas. Considere usar los anteojos más frecuentemente, en especial si tiende a tocar sus ojos cuando tiene los lentes de contacto puestos. Cambiar los lentes de contacto por los anteojos puede reducir la irritación y lo obliga a hacer pausas antes de tocarse el ojo. Si sigue usando sus lentes de contacto, siga estos consejos de higiene para limitar sus probabilidades de infección.

-Usar anteojos puede agregar una capa de protección.

Los lentes con corrección o solares pueden proteger sus ojos de pequeñas gotas respiratorias infectadas. Sin embargo, no ofrecen una seguridad del 100%. El virus puede seguir llegando a sus ojos desde los extremos y la parte superior e inferior del ojo, por los lados de sus anteojos. Si está cuidando a un paciente enfermo o una persona que esté potencialmente expuesta al virus, las gafas protectoras ofrecen una mayor defensa.

-Obtenga una provisión de medicamentos de prescripción para los ojos, si fuere posible.

Los expertos recomiendan a los pacientes que se provean de medicamentos críticos, de forma que tengan suficiente para un periodo de cuarentena o por si los suministros se escasean durante una epidemia. De ser posible mantenga medicamentos oftálmicos necesarios para un mes o hasta tres de tratamiento como gotas para glaucoma, en caso de poderlo hacer, hágalo.

-Evite frotarse los ojos.

Todos lo hacemos. Aunque puede ser difícil abandonar este hábito natural, hacer el esfuerzo reducirá́ su riesgo de infección. Si siente la necesidad de rascar o frotar sus ojos o de ajustar los anteojos, utilice un pañuelo desechable en lugar de usar sus dedos. Los ojos secos pueden llevar a un mayor número de frote en los ojos, por lo que debe considerar agregar gotas humectantes para los ojos en su rutina diaria. Si por cualquier razón tiene que tocarse los ojos, aún para administrar medicamento, lávese las manos, en primer lugar, con agua y jabón, durante al menos 20 segundos. Luego lávalas de nuevo.

-Practique la higiene segura y la distancia social

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ofrecen estas directrices generales para retardar la difusión de la enfermedad:

  • Lávese con frecuencia las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Lávese especialmente las manos antes de comer, después de usar el baño, después de estornudar, toser o sonarse.
  • Si no puede llegar a un lavamanos use un desinfectante de manos que tenga al menos 60% de alcohol.
  • Evite tocarse la cara — en especial sus ojos, su nariz y su boca.
  • Si estornuda, cubra su cara con el pliegue del brazo o con un pañuelo desechable. Si utiliza un pañuelo, descártelo de inmediato, luego lávese las manos.
  • Evite el contacto cercano con personas enfermas. Si cree que alguien tiene una infección respiratoria, es más seguro mantenerse a unos 2 metros de distancia.
  • Quédese en casa si está enfermo.
  • Desinfecte regularmente las superficies y artículos que toca comúnmente en su hogar como las manijas de las puertas y las superficies de los mostradores.

Diabéticos 40% más propensos a padecer glaucoma

Las personas con diabetes son 40% más propensas a tener glaucoma, enfermedad silenciosa que se caracteriza por el incremento de la presión ocular y que los mexicanos tenemos una predisposición mayor para su padecimiento, advirtió José Antonio Paczka Zapata Director de Global Glaucoma Institute Occidente.

“El glaucoma, es un conjunto de enfermedades que destruyen las fibras nerviosas que constituyen el nervio óptico, causando daño progresivo del campo visual, que si no se diagnostica y trata a tiempo puede terminar en ceguera irreversible”.

“Estudios nos demuestran que el riesgo de padecer glaucoma entre los pacientes diabéticos es tres veces mayor. Este riesgo, adicionalmente aumenta con la edad del paciente, la edad de aparición de la diabetes, el tiempo de evolución de la diabetes, y sus condiciones de hipertensión o hipotensión arterial, siendo más frecuente en la población Latina”.

El también integrante de la Asociación de Glaucoma de Occidente destacó que en los pacientes con diabetes también puede aparecer un tipo de glaucoma llamado glaucoma neovascular, que se caracteriza por la aparición de nuevos vasos sanguíneos en la cámara anterior del ojo, generando una condición en la cual se eleva la presión intraocular a niveles muy altos, lesionando al nervio óptico y ocasionando pérdida de la visión que puede llegar rápidamente hasta la ceguera.

“Si bien no existe cura para este padecimiento, un diagnóstico oportuno puede convertirse en la base para el éxito del tratamiento, y evitar así la pérdida de visión del paciente, por lo que exhortamos a todas aquellas personas que padecen diabetes a practicarse exámenes regulares”.

Paczka Zapata recordó que los mexicanos tenemos un riesgo especial para desarrollar este padecimiento, es por ello que si se presenta glaucoma y diabetes, debe asegurarse que el control de su glaucoma sea estricto, “ya que el riesgo de ceguera es mayor en los pacientes diabéticos”.

Cada cinco segundos queda ciego un adulto y cada minuto queda ciego un niño

12 de marzo Día Mundial del Glaucoma.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el Glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y se proyecta que 11.2 millones de personas perderán la visión para el año 2020 por falta de información y por no tener acceso a tratamientos médicos oportunos, advirtió José Antonio Paczka Zapata, director de Global Glaucoma Institute Occidente, coordinador de investigación en el Instituto de Investigación en Oftalmología y Ciencias Visuales del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara y fundador del Instituto de Asistencia e Investigación en Glaucoma, A.C.

Con motivo del Día Mundial del Glaucoma, que se conmemora el 12 de marzo y con el objetivo de concientizar a la población sobre esta enfermedad, que es identificada como la segunda causa de ceguera irreversible en el mundo, Paczka Zapata recordó que en la mayoría de los casos es silenciosa, y cuando los síntomas aparecen generalmente el padecimiento se encuentra en fases avanzadas, pudiendo el paciente haber perdido irreversiblemente hasta el 40% de su visión, por lo que resaltó que la única y mejor manera de reducir la enfermedad es a través del chequeo oftalmológico que es indoloro y muy rápido de realizar.

“Los mexicanos tenemos mayor predisposición a padecer la enfermedad cuatro veces más que la de grupos caucásicos. Entre las personas mayores de 40 años aumenta el riesgo de padecer Glaucoma, y al llegar a los 70 años puede presentarse hasta en 21 por ciento de la población”.

Por su parte Luz América Giorgi coordinadora de servicios de la entidad filantrópica Instituto de Asistencia e Investigación en Glaucoma A.C., explicó que el Glaucoma es una enfermedad crónica que afecta el nervio óptico y comienza a ser más común. Entre los principales factores de riesgo para padecer la enfermedad se encuentran la edad, pero también el color de piel y presentar miopía alta, además de padecer hipertensión arterial, migraña y diabetes”.

Se estima que en México hay un millón y medio de personas con glaucoma y en Jalisco, 12 mil personas se han quedado ciegas por esta enfermedad. Aproximadamente cada cinco segundos queda ciego un adulto y cada minuto queda ciego un niño. Lo más alarmante de estos datos es que 80 por ciento de la ceguera pudo haberse evitado con diagnóstico y tratamientos oportunos.

PARA SABER:
El glaucoma es una enfermedad visual degenerativa e irreversible que se produce por la degeneración progresiva del nervio óptico y de otras estructuras del ojo, siendo la principal causa la presión intraocular.

“GLAUCOMA, PADECIMIENTO DEGENERATIVO Y PROGRESIVO”

El secretario de Salud en Jalisco, Antonio Cruces Mada, explicó que el glaucoma es un padecimiento degenerativo y progresivo que afecta el nervio óptico y el campo visual, de tal forma que es muy importante concientizar sobre esta enfermedad que puede provocar ceguera.
“Es una enfermedad silenciosa, prácticamente asintomática, que se diagnostica con el seguimiento de la visión intraocular por parte de los oftalmólogos. A veces el paciente acude al médico hasta que comienza la pérdida de la visión, incluso el glaucoma es la causa número uno de ceguera irreversible”, agregó.
“Las personas tienen que revisarse aun cuando no tengan factores de riesgo o síntomas. Entre los 5 y los 40 años deben hacerse revisar por el oftalmólogo cada tres años; entre los 40 y los 60 años cada dos años, y a partir de los 60 años la revisión debe ser al menos una vez al año”, precisó José Antonio Paczka Zapata, director del Instituto de Oftalmología y Ciencias Visuales de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Destacó que actualmente este padecimiento afecta del dos al cuatro por ciento de la población mayor de 40 años en el mundo.

“En Jalisco se estima que unas 90 mil personas presentan esta enfermedad, aunque el 70 por ciento desconoce que la padece”, indicó el especialista y recordó que el glaucoma no tiene cura y no es posible recuperar la visión perdida.

Sin embargo, dijo, una vez que es detectada, el paciente puede recibir un tratamiento, ya sea con gotas o por medio de cirugía para controlar la enfermedad y detener la pérdida del campo visual.

Leer el artículo completo

DETECCIÓN DE PROBLEMAS DE SALUD OCULAR

SSJ llama a detectar a tiempo problemas de salud en los ojos

Hacen un llamado a detectar a tiempo problemas de salud en los ojos, como el glaucoma, un padecimiento que no tiene cura y no es posible recuperar la visión perdida.

El titular de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Antonio Cruces Mada al dar a conocer la campaña de detección del glaucoma, indicó que es un padecimiento degenerativo y progresivo que afecta el nervio óptico y el campo visual.
Una vez diagnosticado, dijo que el paciente puede recibir un tratamiento, ya sea con gotas o por medio de cirugía para controlar la enfermedad y detener la pérdida del campo visual.
La Secretaría de Salud Jalisco en coordinación con la Universidad de Guadalajara (UdeG), realizará una campaña gratuita de detección del glaucoma del 12 al 18 de marzo en el Hospital Regional de Tepatitlán, Hospital General de Occidente, Hospitales Civiles de Guadalajara y en el Instituto de Oftalmología y Ciencias Visuales ubicado en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la UdeG.
En Jalisco se estima que unas 90 mil personas presentan esta enfermedad.

Leer el artículo completo

Glaucoma, principal causa de ceguera irreversible

Guadalajara, México (06 marzo 2017).

El glaucoma es la principal causa de ceguera irreversible, pero también es prevenible, por lo que la Secretaría de Salud Jalisco coordinada con el Instituto de Oftalmología y Ciencias Visuales de la Universidad de Guadalajara invitan a la campaña de detección del 12 al 18 de marzo.

Por el hecho de ser mexicano existe ya una predisposición a desarrollar este problema, pero condiciones como el antecedente familiar, presión intraocular elevada, diabetes mellitus, hipertensión o hipotensión arterial, miopía elevada y migraña, aumentan el riesgo de desarrollarlo, de acuerdo con Victoria Eugenia Sánchez, oftalmóloga del Hospital General de Occidente.

José Antonio Paczka, investigador del instituto,señaló que 4 de 100 personas mayores de 40 años tienen glaucoma, pero del 1.5 millones que se estima lo padecen en México, el 70 por ciento no lo sabe hasta que su visión se ve reducida y ya es imposible recuperarla.